28 de enero de 2012

Helvética vs Comic Sans


 

La fuente tipográfica más amada y la más odiada.
Por qué? 



Por un debate que leí en Facebook en el muro de Cristóbal Henestrosa, se me ocurrió realizar un análisis de estas dos fuentes tipográficas tan amadas y odiadas para entender desde lo grafológico por qué ocurre esto.
  • Qué tiene la Comic Sans que no tiene la Helvética? Y viceversa
  • Qué las hace amadas y qué odiadas?
Veamos…



A simple vista desde lo grafológico podemos decir que la Helvética tiene una inclinación vertical, la dirección de la línea es recta, su forma es mixta (tiene curvas y ángulos).

La Comic Sans es redondeada en todos sus trazos, parece que los mismos no son rectos sino que algunos se doblan, tiene gestos tipo en arpón pero al ser curvo queda como un rasgo accesorio, como en la c y la s (minúscula), los espacios entre letras son desiguales, su inclinación es variable.


Analicemos algunos aspectos gráficos:


Inclinación vertical:
La inclinación vertical, connota racionalidad, autocontrol, responsabilidad, rigidez. Apego a los valores tradicionales.

Inclinación variable:
Inclinación fluctuante que oscila de derecha a izquierda, se asocia a la falta de estabilidad, falta de equilibrio y seguridad, también muestra cierta actitud de adaptabilidad a las distintas circunstancias según la ocasión.


Espacio entre leras pequeño, pero continuo:
Claridad mental, concentración de ideas, respeto por el otro, búsqueda de contacto.



Espacio entre leras desigual
Falta de claridad, dificultades en la comunicación e inestabilidad.

Forma redondeada:
La tipografía redondeada muestra adaptación, pasividad, sensualidad, suavidad, afectividad, dulzura. Personalidad simpática.




Forma mixta:
Por un lado el ángulo indica firmeza, energía y decisión y por otro lado se logra una adaptación con la curva dando lugar a los sentimientos. La forma mixta hace que la escritura tenga un equilibrio entre la razón y los sentimientos, la fuerza y la dulzura. 


Dirección Recta:
Autocontrol, equilibrio, constancia, estabilidad, perseverancia.

Dirección serpenteante:
Alegría, dinamismo, diversión, tendencia a la adaptabilidad y flexibilidad, falta de constancia, no mantiene una línea en sus actos. Huida de las responsabilidades, actitud infantil (combinada con otros rasgos que lo refuerzan).





Presión firme:
Fuerza volitiva. Seguridad, tenacidad, equilibrio. Estabilidad y resistencia a ser manejado por los demás.

Continuidad yuxtapuesta:
Introversión y reflexión. Independencia intelectual y de carácter, señal de aislamiento. Intuición.
Velocidad moderada:
Si bien los rasgos son simples, lo que hace que la tipografía sea moderada es que está totalmente desligada, lo que dificulta la rapidez en la ejecución de una letra a la otra.
Calma, prudencia, equilibrio, moderación. Reflexión, autodominio.



Presión blanda:
Es moldeable, no tiene resistencia. Muestra dulzura, temperamento linfático.
Continuidad yuxtapuesta:
Aquí la interpretación cambia ya que la tipografía no posee los mismos rasgos que la Helvética. Podemos decir que hay escasa adaptación, torpeza, inhibición. Puede deberse a la falta de firmeza (trazos que se doblan).
Velocidad lenta:
Lentitud, dificultad en la asimilación. Abulia, pereza.

-----------------------------------------------

En conclusión se podría decir que desde lo grafológico la Comic Sans es: inmadura, insegura, infantil, inestable, variable, divertida. En cambio la Helvética es formal, estable, segura, reflexiva, clara.

Tal vez podamos tener en cuenta la Comic Sans para representar esas características cuando se requieran.
Por otro lado creo que algunas personas que no son del mundo del diseño eligen la Comic Sans, porque tal vez la vean más dócil y cálida por las curvas y no tan rígida como otras tipografías. Pero ahora cuando elijan su tipografía ya sean diseñadores o no, sepan qué van a comunicar a nivel inconsciente en los receptores, estén usando la Comic Sans o la Helvética.
-------------------------------------------------------


Más información relacionada al tema:
Tipografías casi iguales - Diferencias entre la Arial y la Helvética
Logos famosos hechos con Comic Sans


4 comentarios:

Alejandro Carpintero dijo...

Podemos empezar a hablar de tipografía desde la aparición occidental de la imprenta, a finales del siglo XV. Una familia tipográfica conforma un sistema estable y equilibrado, coherente. Una tipografía noble siempre es diseñada teniendo en mente una finalidad específica. Helvetica es el resultado del rediseño de la tipografía Neue Haas Grotesk, desarrollada por Max Miedinger por encargo de la fundidora suiza Haas en 1957. Su uso en identidad corporativa a partir de los 60 la hizo mundialmente famosa. En contraposición, la Comic Sans fue concebida como un modesto proyecto digital para reemplazar a la Times New Roman en un software infantil para Microsoft y terminó siendo incluída como familia secundaria en el Windows 95 Plus Pack. Su forma rememora las letras de un comic, de ahí su nombre. Gracias al extendido uso de procesadores de texto y programas de presentaciones como el Power Point, tuvo un boom gigantesco al ser elegida por un sinnúmero de "usuarios finales" no diseñadores. Como vemos, ambos proyectos fueron concebidos con finalidades específicas, pero el uso es el que hizo la diferencia. Mientras que la primera es el resultado profesional de un equipo de tipógrafos que dedican su vida al estudio específico de la letra, su forma, función y finalidad, la segunda es un pequeño proyecto de escritorio que logró una inesperada fama mundial. Para algunos diseñadores, Comic Sans es el triunfo del amateurismo por sobre el profesionalismo. El triunfo del curandero por sobre el cirujano. El caos sobre el orden. La improvisación sobre el método. Cualquier tipografía noble merecería tener la fama de la Comic Sans, pero fue ella la elegida por la gente y de ahí el odio visceral que les despierta. Bodoni es una tipografía cuyo desarrollo demandó 40 años de estudio y está descripta en un manual exquisito pero inconcluso, ya que la muerte sorprendió a su creador, ya muy anciano, antes de que pudiera darlo por finalizado. Sin embargo, ningún humano no diseñador conoce el trabajo de Giambatista Bodoni, pero no tiene problema en identificar la Comic Sans, su letrita preferida en el Word. No está mal que así sea. Las letras y las palabras no le pertenecen a nadie y es ingenuo pensar que los diseñadores tenemos potestad sobre las elecciones de los destinatarios de nuestro trabajo.

Vanessa Lerner dijo...

Alejandro, muchas gracias por tu aporte, muy interesante.

pipitovinaceo dijo...

Buen artículo, pero fíjate en el kerning de la helvética. Está mal :(
Saludos

betoloco dijo...

interesante articulo desde un punto mas analitico, saludos desde la cuidad de mexico :)